Psicología

¿QUÉ ES LA PSICOLOGÍA?

La base de la psicología es el estudio de la conducta y de los procesos mentales. A través de ella se describe, explica e interviene sobre los pensamientos, los sentimientos, las percepciones y las acciones de las personas.

La Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas, define de la siguiente manera el objeto de estudio de la psicología: “Un tratamiento científico, de naturaleza psicológica que, a partir de manifestaciones psíquicas o físicas del malestar humano, promueve el logro de cambios o modificaciones en el comportamiento, la adaptación al entorno, la salud física o psíquica, la integración de la identidad psicológica y el bienestar de las personas o grupos tales como la pareja o la familia“.

La psicología se nutre de técnicas y estrategias de diversa índole, que permiten analizar con eficacia tanto las conductas problemáticas, como las habilidades de cada persona. Esto facilita, la comprensión del modo en el actúan las personas y la modificación de su comportamiento con el objetivo de favorecer una vida saludable y feliz.

Por tanto, es gracias a un análisis psicológico, como se puede descubrir cuál es el foco de los múltiples problemas que se pueden presentar en la vida de una persona y qué es aquello que está manteniendo las conductas problemáticas, que impiden un desempeño adecuado en el día a día. Asimismo, la psicología proporciona las claves para lograr eliminar comportamientos inadecuados y potenciar los aspectos positivos que cada uno posee, contribuyendo de este modo a mejorar la autoestima, promover el crecimiento personal y mantener la armonía familiar.

¿POR QUÉ IR AL PSICÓLOGO?

No es necesario tener un problema grave para acudir al psicólogo. El querer sentirse bien o mejor con uno mismo, mejorar la calidad de vida, aprender a manejar los contratiempos de la vida y superar las dificultades que surgen en el día a día, son algunos de los aspectos para los que acudir a un psicólogo resulta útil.

A medida que vamos creciendo, desde la infancia hasta la senectud, nuestro entorno cambia constantemente y nosotros nos hemos de adaptar a esos cambios desarrollando habilidades o capacidades, que una vez aprendidas, pasaran a formar parte de nuestro repertorio básico de conducta. En ocasiones, nos enfrentamos a situaciones o problemas que no sabemos cómo afrontar o hemos aprendido a afrontarlas de modo inadecuado. Eso es debido a que las habilidades o capacidades que potencialmente tenemos, no las hemos aprendido o desarrollado lo suficiente para afrontar esa situación. Es en esos casos, cuando el psicólogo actúa de guía, enseñando y ayudando a desarrollar esas habilidades, para que seamos capaces de afrontar la situación.

¿EN QUÉ CONSISTE EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO?

La estructura que sigue la intervención psicológica se compone de cuatro pasos. La duración de los mismos va a variar en función de la persona y el problema a tratar.

          1er  paso) Fase de evaluación: ante la situación de demanda de atención psicológica, se procede a recoger información acerca del problema, a través de la entrevista. Esto permite, conocer qué es lo que sucede y seleccionar otros instrumentos de evaluación necesarios.

          2º  paso) Fase de análisis del problema: valoración del problema y desarrollo individualizado del plan de intervención. En esta fase, se explica a la persona qué ha originado el problema, cuáles son los factores que lo mantienen, y cuáles son los objetivos a alcanzar en el proceso de tratamiento para solucionar el problema.

          3er  paso) Fase de tratamiento: aplicación del plan de tratamiento explicado a la persona en la fase anterior. Puede requerir de nuevos procesos de evaluación. La intervención consiste en enseñar a la persona formas más adaptativas de enfrentarse a la situación problema a través de la enseñanza de habilidades y herramientas, que le permitan solucionar su situación problema.

          4º  paso)  Fase de valoración y seguimiento: consiste en valorar el progreso de la persona, para determinar si es el momento de finalizar la intervención. Progresivamente, las sesiones se van a ir espaciando temporalmente de modo que permite asegurar que las estrategias enseñadas en terapia son generalizadas a otros contextos, y los cambios y mejoras se han consolidado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s